1000 bidones de agroquímicos flotan en un pueblo de La Pampa

1000-bidones-de-agroquimicos-flotan-en-un-pueblo-de-la-pampa

 

Un vecino de la localidad de Vértiz denunció a través de un video la contaminación que ocasionan mil bidones de agroquímicos que flotan a pocos metros de la ciudad, entre ellos se encuentra el glifosato.
Un centro de acopio de bidones de agroquímicos ubicado en la localidad de Vértiz, provincia de La Pampa, se inundó a causa de la intensidad de las lluvias y ahora más de mil envases se encuentran flotando a escasos 500 metros de la localidad, desparramando sustancias altamente contaminantes para el medio ambiente y para la salud de los pobladores.
Un vecino del lugar, Lucas Alcántara, denunció esta situación a través de un video en el que advierte que “hay patos muertos, animales con diarrea”, que la contaminación “va a llegar a las napas de agua” ya que “todos esos bidones se lavaron con el agua que ahora está chupando la misma tierra. Hoy en Vértiz le tenemos miedo al agua”.

Fuente: El Federal

.

Leer Más

Basta de persecución a quienes exponen los impactos del agronegocio!

antes-que-nada-los-intereses-en-juego-02

 

Ante las amenazas al equipo de Salud Socioambiental de la Facultad de Medicina de la UNR
Las personas y organizaciones que firmamos esta carta queremos expresar nuestro repudio a las acciones que se han emprendido contra el equipo del Dr. Damián Verzeñassi durante las últimas semanas y exigir que se reviertan todas las medidas tomadas y que se brinde un apoyo absoluto al grupo que ha honrado a la Salud Pública argentina con su siembra , ejemplo y compromiso.
El Instituto y la Materia de Salud Socioambiental y de la Práctica Final de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR, sostiene desde hace años un proyecto de consolidación de una Universidad Abierta, Democrática, con Excelencia Académica y por sobre todo al servicio de su Pueblo, dentro del cual los Campamentos Sanitarios se han transformado en una herramienta fundamental. Estos campamentos son tan importantes que han logrado evidenciar los cambios en los perfiles de morbimortalidad de la región, desde hace veinte años sometida a un proceso de envenenamiento constante a partir de la incorporación de los organismos genéticamente modificados resistentes a herbicidas. Por supuesto que lograr evidenciar el impacto de semejante proceso en los ciclos vitales de los vecinos expuestos al agronegocio, no ha sido fácil y ha enfrentado poderosos intereses.
La convicción de este equipo respecto al rol que debe cumplir la Universidad Pública al servicio del Pueblo, libre de presiones del poder político y/o de las corporaciones, permitió sostener estos dispositivos y cumpliendo los principios de la Reforma Universitaria de 1918 siempre se pusieron a disposición de la opinión pública los datos y los resultados de este trabajo en primer lugar al servicio de las comunidades, de los vecinos y vecinas afectadas.
Lamentablemente, esta manera de defender la Universidad Pública, de construir datos epidemiológicos desde y con las comunidades, de difundir los resultados que son propiedad de la gente y de nadie más, ha puesto en crisis muchos intereses y las presiones no esperaron. Hoy desde diferentes ámbitos ligados a estos intereses, desde autoridades provinciales que se incomodan con este trabajo y sugieren que lo ideal para la Facultad es que se acallen los resultados de los Campamentos Sanitarios, a representantes de la agroindustria que desnudan sus verdaderos objetivos, pasando por actores internos con necesidad de protagonismo individual, nos encontramos frente a grupos cuyos intereses convergen intentando acallar a quienes intentan que las víctimas puedan hacer oír sus voces.
El viernes 28 de octubre el equipo se encontró con la puerta de la oficina donde se encuentran guardadas las cajas con las encuestas de los campamentos sanitarios y el resto de los materiales de trabajo cerradas con cadenas y candado, impidiendo el ingreso a su lugar de trabajo. Previamente habían sido cesados en sus cargos de Gestión al Profesor Adjunto de la Práctica Final (quien días antes había salido en los medios difundiendo algunos resultados de los campamentos) y la Co-Responsable de la Materia Salud Socioambiental (desde donde se garantiza la inclusión de estos temas en la currícula médica). Este hecho provocó la renuncia de otros miembros de ese Gabinete que no aceptaron semejante persecución.
Al mismo tiempo tenemos conocimiento de que se han estado manteniendo reuniones ofreciendo a sectores vinculados al gobierno provincial la coordinación de la Práctica Final y con ello de los campamentos sanitarios.
Nos parece grotesco que esta arremetida contra el equipo de Salud Socioambiental se produzca coincidentemente con su participación en el Tribunal Internacional Monsanto, en la ciudad de La Haya -Holanda- que mostró al mundo las consecuencias concretas socioambientales de la imposición de este modelo de agronegocio.
Nos sumamos a las incontables muestras de solidaridad que se han hecho llegar y desde los distintos ámbitos sociales, académicos, sanitarios, ecologistas, educativos, etc que representamos exigimos:
– El cese de todo tipo de hostilidades o freno a las actividades del Instituto de Salud Socioambiental y de los Campamentos Sanitarios
– La confirmación plena de todas las designaciones como docentes del Instituto de Salud Socioambiental y de los Campamentos Sanitarios.
– La garantía de la continuidad de todos los trabajos de investigación, educación y territoriales del equipo dando reconocimiento pleno a sus aportes como ya lo han tenido ampliamente a nivel nacional e internacional.
– La garantía del apoyo presupuestario para que todas la tareas emprendidas durante los últimos años tengan continuidad y puedan ser profundizadas y desarrolladas plenamente.
Quienes acompañamos la lucha del Dr. Andrés Carrasco denunciando los impactos de este modelo de muerte nos sentimos orgullosos de que la Facultad de Medicina de la UNR lo reconociera y eligiera el día de natalicio como Día de la Ciencia Digna. Es hora de que la Facultad se ponga a la altura de sus acciones pasadas y honre a quienes ejercen las Ciencia Digna desde sus claustros y al servicio de la salud de nuestro pueblo, que debe ser sin duda su objetivo central.
Seguimos alertas a los movimientos que se quieran llevar a cabo desde las autoridades de la Facultad, dispuestos a acompañar a todo el equipo de salud socioambiental en sus aportes a una Universidad Democrática al Servicio del Pueblo y no de las corporaciones o los gobiernos.
Para adherir: info@biodiversidadla.org

Red Nacional de Acción Ecologista

.

Leer Más

Agroquímicos: relevamiento, encuesta y organización vecinal

a-agroquimicos-relevamiento-encuesta-y-organizacion-vecinal

 

En el barrio Hipódromo, donde las fumigaciones se producen entrada la madrugada, un grupo de estudiantes lleva adelante un trabajo para conocer el estado de salud de los vecinos y el efecto concreto de la aplicación de sustancias.
En el marco de un trabajo centralizado y sistematizado por quienes integran la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y trabajan en los barrios de la ciudad, la Asamblea del Barrio Hipódromo y la agrupación Mar del Plata contra el Saqueo se apresta a finalizar un relevamiento epidemiológico en el barrio, que implica la realización de una encuesta de morbilidad y percepción, que sirva para conocer el estado de salud de los vecinos y el efecto concreto de la aplicación de agroquímicos en la zona.
Por estos días, quienes desde hace tiempo trabajan en un sector en el que, meses atrás, los propios vecinos denunciaron las fumigaciones nocturnas -pese a que una medida cautelar vigente prohíbe la aplicación de agroquímicos a menos de mil metros de plantas urbanas- buscan finalizar las más de 130 encuestas que servirán como muestra representativa respecto a lo que pasa en el barrio.
“Es una encuesta de 15 preguntas sobre la percepción que tiene el vecino sobre el ambiente y la salud del barrio; se denomina encuesta de morbilidad y percepción y tiene que ver con lo que refiere el vecino en cuanto a salud y ambiente”, explicó Tomás, integrante de la Asamblea, estudiante y parte de la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria.
En ese sentido, el joven reparó en la importancia de tener un aporte técnico para conocer la realidad que viven los barrios afectados por las fumigaciones. Entre otros aspectos, se busca conocer las condiciones de salud y de vida de los vecinos, y utilizar los datos que surjan del análisis sistematizado para pensar acciones para enfrentar las problemáticas que se repiten.
“Para nosotros es una herramienta que nos acerca al vecino; no les vamos diciendo que es por las fumigaciones o por el sistema de salud, sino que contamos de dónde venimos y les damos el espacio para responder”, apuntó y dijo que entre los datos preliminares aparecen cuestiones vinculadas a abortos espontáneos, crisis de asma y enfermedades crónicas, todas patologías de estrecha vinculación a la exposición prolongada a sustancias tóxicas.
“Al indagar un poco sobre la situación en el barrio, los vecinos nos dicen: ‘acá en la esquina murió un pibe’, ‘mi abuelo falleció de cáncer y vivía frente a un campo’ o cuestiones similares”, graficaron los jóvenes a cargo del relevamiento epidemiológico en un sector en el que la problemática no es nueva: sin ir más lejos, años atrás, el barrio fue noticia tras conocerse la historia de Néstor, el nene que quería jugar a la pelota pero no podía porque no tenía aire.
Néstor por no podía correr ni jugar a la pelota porque no tenía aire, porque el aire de su barrio, ese que respiraba, estaba contaminado. Ese aire estaba contaminado porque un productor, sin ningún tipo de regulación, fumigaba el campo de soja y trigo ubicado a menos de una cuadra de la plaza central. Y entonces por eso, Néstor no podía correr.
Pese a que el relevamiento todavía no fue concluido, y resta la sistematización de los resultados y la devolución a los vecinos, desde la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria repararon en la importancia de este tipo de trabajos, en especial dada la ausencia y el desinterés del Estado.
“El barrio tiene 45 manzanas, hacemos 3 encuestas por manzana para tener una muestra representativa; nosotros sabemos que estos estudios no nos corresponden a nosotros, pero estamos hablando de un barrio fumigado -en la ciudad hay alrededor de 15- y eso quiere decir que no hay vigilancia epidemiológica, claramente”, advirtieron.
Finalmente, los jóvenes estudiantes, que en muchos casos también son vecinos de la zona, hablaron, también, de la necesidad de que haya una real soberanía alimentaria. “Con este tipo de acciones lo que tenemos es una aproximación respecto a lo que saben los vecinos; todo esto nos sirve para trabajar y pensar cómo seguir avanzando”, completaron.

 

 
Fuente: quedigital.com.ar
.

Leer Más