Rechazo a la modificación a la ley de basura cero que habilita la incineración

Organizaciones sociales y ambientales manifestaron su rechazo a la modificación a la Ley de Basura Cero enviada hoy por el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que busca habilitar la incineración, prohibida por la ley vigente desde hace años.
“Las organizaciones y personas abajo firmantes manifestamos nuestro rechazo a la habilitación de la incineración de residuos –también llamada bajo el eufemismo “valorización energética de residuos”- para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos de la Ciudad de Buenos Aires”, manifestaron en un comunicado desde la Coalición Ciudadana Antiincineración, muchos de cuyos miembros pertenecen a su vez, a RENACE.
La ley N°1854, conocida como “Ley de Basura Cero”, fija metas progresivas de reducción de la disposición final de residuos sólidos urbanos y prohíbe la combustión de los residuos de la ciudad, tanto dentro como fuera de su jurisdicción, al menos hasta que se alcance la meta de reducción del 75%. Dicho precepto tiene un fundamento válido y aún vigente: garantizar que la reducción de la disposición final se lleve a cabo desarrollando y fortaleciendo la separación en origen, la reutilización, el reciclaje, el compostaje y demás medidas de recuperación previstas por la ley. Siguiendo el principio orientador de la norma, la reducción de la disposición final no puede realizarse de cualquier manera, sino creando y fortaleciendo circuitos de recuperación con inclusión social. Tal es el espíritu de la Ley de Basura Cero.
“La prohibición a incinerar”, dicen las agrupaciones, “garantiza que los recursos destinados al manejo de residuos se inviertan precisamente en los circuitos de recuperación, y no en tecnologías que permitirían reducir las toneladas dispuestas más rápidamente, pero por un camino equivocado y contrario a la jerarquía de manejo de residuos”.
De acuerdo con los cómputos de CEAMSE, en 2017 la ciudad dispuso 1.101.202 toneladas de RSU en el relleno sanitario (sin contar generadores privados). Esto es sólo un 26% de reducción, incumpliendo aún la primera meta de la ley, prevista para 2010. “Ante este escenario, sostenemos que no se deben abandonar las metas, sino por el contrario, mejorar las políticas públicas para cumplir con la ley, dentro de la ley”, declararon.
Y concluyeron: “Rechazamos cualquier intento de habilitar la incineración y allanar su camino por otros medios, como cambiar la línea de base, las metas de reducción, u otras. Exigimos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a invertir recursos en políticas públicas sostenidas en el tiempo, coherentes con los objetivos de la ley, para reducir la generación de residuos evitables, mejorar la separación de residuos en origen y la recolección diferenciada, fortalecer el trabajo de las cooperativas de recuperadores urbanos y fomentar la industria del reciclado, desarrollar la infraestructura y las políticas necesarias para recuperar los residuos orgánicos de la ciudad y lograr así reducir genuinamente la disposición final de residuos”.

Contactos de prensa:

Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores: 15-6865-2288
Andrés Nápoli, Fundación Ambiente y Recursos Naturales: 15-4496-5055
Cecilia Allen, Coalición Ciudadana Anti-Incineración: 15-4440-3523
Verónica Odriozola, Salud Sin Daño: 15-5109-4199

.

Leer Más

Cuando la alternativa esta frente a nuestros ojos

 

El 17 y 18 de marzo, se realizó en Cazón-Saladillo, provincia de Buenos Aires, el 9º Encuentro de Pueblos Fumigados de la provincia de Buenos Aires y 2º de Agroecología.
La ONG ECOS de Saladillo fue su organizadora desplegando una enorme tarea para recibir a las más de 350 integrantes de por lo menos cincuenta colectivos y asambleas para abordar la problemática de las fumigaciones con agrotóxicos y el modelo de agronegocio en general, asumiendo sus múltiples aristas y los desafíos en muchos terrenos. Participaron jóvenes, estudiantes, científicos, abogados, productores agroecológicos, artistas, periodistas, docentes y profesionales de distintas áreas.
El agronegocio utiliza alrededor de 350 millones de litros de agrotóxicos por año, y la cifra va en aumento. Ello impacta en forma directa sobre las poblaciones cercanas a los campos donde se fumiga, pero también llega a las grandes ciudades a través de la industria alimentaria que utiliza derivados de la soja y el maíz en prácticamente todo. De esta manera, los problemas de salud han cambiado: a medida que avanzan los transgénicos y los venenos, aumenta el cáncer, los problemas de tiroides, los abortos espontáneos, los nacimientos con malformaciones, entre otros. Hay decenas de estudios de Universidades Nacionales que revelan esta relación y desmienten el discurso de las corporaciones de que “no hay peligro”. De entre las millones de personas expuestas a los agrotóxicos surgieron grupos, asambleas y un nombre: “Pueblos Fumigados”.

Qué hacer?
Los Pueblos Fumigados de Buenos Aires se vienen organizando, llevan años alertando a la población y reclamando al gobierno que defienda el derecho a la salud y a la vida. Este es el 9no Encuentro y desde el anterior, en San Andrés de Giles, han incorporado como identidad la construcción de alternativas de la mano de la Agroecología. Van mucho más allá del reclamo de no convivir con agrotóxicos.
Este año se trabajó alrededor de 9 caminos o ejes temáticos como Salud, Legales, Arte y Comunicación, Ciencia Digna, Agroecología (experiencias y redes), Educación o Escuelas rurales, retomando debates de años anteriores e incorporando nuevos para complejizar la reflexión. Así se abrieron los espacios de Construcción Social y de Mujeres y agroecología
El encuentro tuvo además una marcha por el centro de Saladillo hacia la escuela Andrés Carrasco, al sonido de la murga Las Flores del Desierto, de la ciudad de La Plata, que concitó la atención de vecinos y comerciantes, que saliendo a las veredas saludaban al grupo que cantaba: ¡Hay alternativa, agroecología!, ¡Vecino, vecina, no sea indiferente, que cuando nos fumigan envenenan a la gente!.

Andrés Carrasco, presente
La marcha llegó a la escuela Nº5 localizada en la periferia de la ciudad, muy cerquita de los campos donde se fumiga, adonde fue recibida por Luis, su director, con una remera que rezaba: Yo caí en la escuela pública.
El director contó que el nombre de la escuela fue elegido mediante una consulta amplia y pública con la comunidad, que conocía al Dr. Carrasco y la problemática de las fumigaciones a partir de la difusión de docentes y de la ONG ECOS de Saladillo. Las paredes de la escuela lucían los trabajos de los estudiantes sobre el tema.
Un plenario con la puesta en común de las comisiones coronó el encuentro en donde quedó manifiesta la necesidad de crear redes nuevas y fortalecer las existentes, en este movimiento diverso, multicéntrico, que necesita mayor alcance y visibilidad ante el conjunto de la sociedad.
El agronegocio no es sólo un modo de producir comodities de exportación, sino la herramienta para consolidar cierto tipo de sociedad, que observa a los que se oponen al modelo como opuestos al desarrollo o al supuesto progreso, y se los interpela con el falso argumento de la ausencia de alternativas.
Cada vez más, productores y consumidores buscan alimentos sanos a precios justos, y cada día aumenta la superficie agroecológica que puede proveerlos.
La Agroecología retorna formas de producir alimentos sanos en ambientes sanos e invita a construir nuevas formas de estar en el mundo, avanzando hacia el Buen Vivir.

.

Renace

.

Leer Más