Agroquímicos: relevamiento, encuesta y organización vecinal

a-agroquimicos-relevamiento-encuesta-y-organizacion-vecinal

 

En el barrio Hipódromo, donde las fumigaciones se producen entrada la madrugada, un grupo de estudiantes lleva adelante un trabajo para conocer el estado de salud de los vecinos y el efecto concreto de la aplicación de sustancias.
En el marco de un trabajo centralizado y sistematizado por quienes integran la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y trabajan en los barrios de la ciudad, la Asamblea del Barrio Hipódromo y la agrupación Mar del Plata contra el Saqueo se apresta a finalizar un relevamiento epidemiológico en el barrio, que implica la realización de una encuesta de morbilidad y percepción, que sirva para conocer el estado de salud de los vecinos y el efecto concreto de la aplicación de agroquímicos en la zona.
Por estos días, quienes desde hace tiempo trabajan en un sector en el que, meses atrás, los propios vecinos denunciaron las fumigaciones nocturnas -pese a que una medida cautelar vigente prohíbe la aplicación de agroquímicos a menos de mil metros de plantas urbanas- buscan finalizar las más de 130 encuestas que servirán como muestra representativa respecto a lo que pasa en el barrio.
“Es una encuesta de 15 preguntas sobre la percepción que tiene el vecino sobre el ambiente y la salud del barrio; se denomina encuesta de morbilidad y percepción y tiene que ver con lo que refiere el vecino en cuanto a salud y ambiente”, explicó Tomás, integrante de la Asamblea, estudiante y parte de la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria.
En ese sentido, el joven reparó en la importancia de tener un aporte técnico para conocer la realidad que viven los barrios afectados por las fumigaciones. Entre otros aspectos, se busca conocer las condiciones de salud y de vida de los vecinos, y utilizar los datos que surjan del análisis sistematizado para pensar acciones para enfrentar las problemáticas que se repiten.
“Para nosotros es una herramienta que nos acerca al vecino; no les vamos diciendo que es por las fumigaciones o por el sistema de salud, sino que contamos de dónde venimos y les damos el espacio para responder”, apuntó y dijo que entre los datos preliminares aparecen cuestiones vinculadas a abortos espontáneos, crisis de asma y enfermedades crónicas, todas patologías de estrecha vinculación a la exposición prolongada a sustancias tóxicas.
“Al indagar un poco sobre la situación en el barrio, los vecinos nos dicen: ‘acá en la esquina murió un pibe’, ‘mi abuelo falleció de cáncer y vivía frente a un campo’ o cuestiones similares”, graficaron los jóvenes a cargo del relevamiento epidemiológico en un sector en el que la problemática no es nueva: sin ir más lejos, años atrás, el barrio fue noticia tras conocerse la historia de Néstor, el nene que quería jugar a la pelota pero no podía porque no tenía aire.
Néstor por no podía correr ni jugar a la pelota porque no tenía aire, porque el aire de su barrio, ese que respiraba, estaba contaminado. Ese aire estaba contaminado porque un productor, sin ningún tipo de regulación, fumigaba el campo de soja y trigo ubicado a menos de una cuadra de la plaza central. Y entonces por eso, Néstor no podía correr.
Pese a que el relevamiento todavía no fue concluido, y resta la sistematización de los resultados y la devolución a los vecinos, desde la Cátedra Abierta de Soberanía Alimentaria repararon en la importancia de este tipo de trabajos, en especial dada la ausencia y el desinterés del Estado.
“El barrio tiene 45 manzanas, hacemos 3 encuestas por manzana para tener una muestra representativa; nosotros sabemos que estos estudios no nos corresponden a nosotros, pero estamos hablando de un barrio fumigado -en la ciudad hay alrededor de 15- y eso quiere decir que no hay vigilancia epidemiológica, claramente”, advirtieron.
Finalmente, los jóvenes estudiantes, que en muchos casos también son vecinos de la zona, hablaron, también, de la necesidad de que haya una real soberanía alimentaria. “Con este tipo de acciones lo que tenemos es una aproximación respecto a lo que saben los vecinos; todo esto nos sirve para trabajar y pensar cómo seguir avanzando”, completaron.

 

 
Fuente: quedigital.com.ar
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.