Reunión sobre el caso plaguicidas

En la sede de SENASA Mar del Plata se llevó a cabo esta mañana una reunión a la cual fuimos invitados a participar, entre el Municipio (áreas de Salud, Bromatología, Ambiente y Producción), Ministerio de Asuntos Agrarios y directivos y técnicos de SENASA.
El tema convocante fue el caso de los residuos de plaguicidas en las verduras de consumo en el distrito.

El encuentro, que se desarrolló por más de dos horas, consistió en la exposiciòn de roles, deudas pendientes y acciones realizadas sobre el punto por parte de cada una de las áreas de gobierno, asi como expresiones de deseos y propuestas, con la activa participación de BIOS en preguntas, aportes y reflexiones.
Se expuso acerca de las diferentes responsabilidades que debieran tener en el caso el Colegio de Ingenieros, los productores frutihortícolas, los propietarios o administradores de los mercados, los vendedores al menudeo, los ingenieros agrónomos responsables de las recetas agronómicas, los vendedores de productos fitosanitarios. En cada uno de los eslabones de esta cadena se hallaron puntos ciegos, sin control, o francamente incumplimientos y violaciones a las disposiciones vigentes.
Algunos de los temas que planteamos como ONG fueron:
– La necesidad de ajustar a nivel nacional los límites máximos permitidos de residuos de plaguicidas en vegetales de consumo, dado que se trata de límites que para las últimas investigaciones resultan insuficientes o perimidos.
– La urgencia de agregar a los controles una cabal medición de organoclorados, con aparatología calibrada de modo más exhaustivo, (el de SENASA tiene una calibración enormemente más permisiva que la del Laboratorio de la UNMdP) habida cuenta de la propiedad acumulativa de estas sustancias, y la microdosis diaria que implica su ingesta. Allí nuestra compañera de BIOS la Dra Karina Miglioranza, que dirige el grupo de estudio de organoclorados del Laboratorio de Ecotoxicología de la UNMdP hizo aportes sustanciales al SENASA.
– La posible adulteración de las etiquetas que el RENSPA aspira poner en los cajones de verduras al menudeo, con el objetivo de asegurar la trazabilidad (que se trate de una verdura proveniente de un establecimiento habilitado, con agrónomo contratado, y controles frecuentes)
– La necesidad urgente de creación en conjunto con el INE (Instituto Nacional de Epidemiología) de un sistema de EPIDEMIOLOGÍA de los efectos a la salud de exposición, manipuleo o ingesta de agroquímicos. Los profesionales de la medicina vinculan, por ejemplo, casos eruptivos más con un cambio de desodorante que con vivir frente a un cultivo fumigado. No hay adiestramiento médico en la identificación de los casos. BIOS insiste en que es vital avanzar en este punto.
– El arq. Guillermo Bengoa, de BIOS aportó que es más acertado premiar por el uso adecuado y por la tendencia a la agroecología, que estar cazando infractores. Es una decisión política, que el ejecutivo municipal decida facilitar al productor orgánico su tarea.
En relación a la franja de fumigación prohibida, aprobada por ordenanza, el área de ambiente planteó la imposibilidad de su reglamentación, alegando que el código de ordenamiento territorial no era apropiado para tal cosa. Producción agregó que los productores reclamarían por seguir con las prácticas contaminantes.
Algunos de los temas que planteamos como ONG en este sentido, fueron:
– Asi como la denuncia penal movilizó de tal modo a los actores en este punto, la ordenanza fue un acto formal para que suceda lo mismo y se discuta la inconveniencia de las fumigaciones periurbanas, que estaba invisibilizado como problema.
– El Arq. Bengoa de BIOS explicó que el actual código de ordenamiento territorial está perimido pues existe desde hace muchos años en una ciudad que creció desmedidamente, y que es tarea urgente realizar las modificaciones necesarias para no solamente poder reglamentar esta ordenanza u otra superadora, sino para ajustarlo a la realidad.
Producción sostuvo que el glifosato era, después de todo, inocuo. BIOS considera que es una postura perimida, a la luz de los últimos dos años de investigaciones independientes.
BIOS entregó a cada una de las instituciones presentes a fin de unificar conocimientos:
– Un DVD conteniendo las conferencias del Dr Andrés Carrasco y Darìo Gianfelici sobre impacto de las fumigaciones en la salud humana y efectos del glifosato, filmadas en alta calidad en ocasión de la Jornada de trabajo que en 2009 organizáramos en el INE.
– Un CD conteniendo:
– Fotografías de víctimas de las fumigaciones de Balcarce, Misiones y Loma Senés.
– Iniciativas y ordenanzas sancionadas sobre la franja periurbana sin fumigaciones en otros municipios del país.
– El Fallo judicial de la provincia de Santa Fe que justifica la existencia de esa franja desde la mirada judicial.
– Dos trabajos técnicos de CETAAR – RAPAL
– Las tres notas de preocupación que recibimos sobre el tema residuos de plaguicidas en verduras de: GRAIN – MEDICOS POR EL MEDIO AMBIENTE – RAPAL
– Seis papers de nuestra compañera la Dra. Karina Miglioranza (Lab. Ecotoxicología UNMP) demostrando la existencia de organoclorados en los vegetales de consumo del distrito.
– Seguimiento del caso penal contra el ejecutivo de la ciudad de Córdoba, por igual tema.
– Nota de BIOS en revista LEISA (internacional) sobre el tema.
– El libro PUEBLOS FUMIGADOS, del Grupo de Reflexión Rural
– El Libro Efectos de las fumigaciones periurbanas. Dr. Jorge Kaczewer
– El Libro PLAGUICIDAS – FRANJA DE SEGURIDAD, del Dr. Raúl Montenegro
– El paper del Dr. Andrés Carrasco sobre efectos del glifosato en embriones.
– Análisis del Ing. Claudio Lowy sobre la normativa vigente
– Los audios de las dos conferencias del 30 de octubre en mp3.
– Material de divulgación (trípticos y póster) de RAPAL – CETAAR.
Con cautela, debido a que en ocasiones anteriores hemos presenciado el inicio de buenas iniciativas que luego se disolvieron en el aire, BIOS espera que los compromisos del gobierno municipal, SENASA y Ministerio de Asuntos Agrarios de avanzar en diferentes abordajes de esta cadena de actores que están haciendo las cosas mal, sea productiva.
BIOS recordó la creación del Consejo Asesor de Medio Ambiente, (el Secretario de Salud desconocía su breve existencia) y su posterior desaparición. También recordamos las solicitudes a OSSE para que nos facilite un mapeo de la potabilidad del agua del distrito, que jamás nos entregaron. Las experiencias anteriores nos obligan a permanecer en una situación de cautela.
Esperamos en breve noticias y acciones concretas para resolver estos temas. Es positivo que el gobierno municipal haya asumido las responsabilidades del caso, sin buscar dar justificativos en modo alguno al problema.
Es positivo que SENASA se haya mostrado abierto a las ideas y propuestas que pudiesen poner en caja este serio problema.
Como humanidad ha llegado el momento en el cual no podemos seguir desconociendo que se trata de un caso de salud pública urgente, que estalla en cada equina de la periurbe, y en cada plato de verduras en nuestra mesa.
Continuar priorizando el lucro de una producción agropecuaria insustentable por encima de la salud de miles de personas, no creemos que sea el camino acertado.
Se necesitan, y lo dijimos, claras y fuertes decisiones políticas que muestren que al fin la salud y la vida han quedado como prioridades insoslayables que atender.

BIOS estuvo en la reunión a través de: Dra. Karina Miglioranza. Arq. Guillermo Bengoa. Ing. Edgardo Musumeci. Periodista Miguel Schettino. Leda Vicentini. Lic. Silvana Buján.
Mar del Plata, 9 de marzo 2010

CONTACTO:
Lic. Silvana Buján
(0223) 479-2474
(0223) 155019937
bios_argentina@yahoo.com
www.bios.org.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *