Universidades y dinero de empresas contaminantes

¿Una universidad pública puede ser financiada por una empresa contaminante?
La Universidad Nacional de Mar del Plata figura en la lista de utilidades de YMAD, Yacimientos Mineros Agua de Dionisio – Bajo la Alumbrera, como destino de $1.243.828.- 2008/2009.
En la nómina figuran muchas de las Universidades Nacionales, a excepción de aquéllas que rechazaron por motivos èticos y morales el dinero de parte de la mayor minera instalada en Argentina, que durante diez años produjo un impacto feroz en Catamarca, Tucumán y Santiago del Estero, y que está de hecho, procesada en la Justicia Federal por contaminación.
Hay casos extremos, como trabajar en secreto para una empresa multinacional. La Universidad Nacional de Lomas de Zamora ha firmado un convenio con Monsanto, a traves del cual obliga a “no copiar, comunicar, distribuir, diseminar, exponer o, de cualquier otro modo, revelar la información confidencial” que resulte de los estudios y proyectos de investigación que realiza para esa multinacional. Se obliga, además a “realizar trabajos de asesoría y consultoría, investigación y desarrollo” para Monsanto.
Ya lo decía Liliana Ramírez, decana de Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario “Monsanto forma sus cuadros aquí”[1]. A lo que le respondió Gustavo Bruffman, secretario del gremio docente Coad, “Que en Agrarias, Monsanto sea quien subvencione nuestra formación para la destrucción de los suelos, y por lo tanto de comunidades enteras por medio del modelo sojero impuesto; es un crimen que se está consumando por medio de la tan mentada responsabilidad social empresaria”.[2]
Citan los colegas de lavaca.org al Dr Jorge Kaczewer, a quien hemos traído a Mar del Plata a dictar una conferencia magistral: “Existe un complejo sistema destinado a impedir la publicación de hallazgos adversos. Gigantescas empresas imponen el tipo de ciencia e investigación científica que se debe hacer”.
Dice Enrique Martínez, Presidente del INTI: “Como Instituto Nacional de Tecnología Industrial estamos, junto a las universidades y demás instituciones del sistema científico y técnico, ante el deber de reflexionar y debatir abiertamente acerca del rol del Estado en torno a la minería (de idéntica manera al caso de biocombustibles, sojización, hidrocarburos, transportes, energía, etcétera), es decir, plantear las condiciones políticas sobre las cuales dar la discusión sobre la sustentabilidad o no de dicha actividad. Pero también, y sobre todo ante las diversas formas de cooptación de que son objeto (vía convenios institucionales, contratos de consultoría, subsidios, “premios”, etcétera), universidades y científicos deben cuestionarse y cuestionar su propia “responsabilidad social” de cara a la sociedad en general y a los vecinos afectados en particular.”[3]
BIOS ha presentado una nota en mesa de entradas de nuestra Universidad Nacional de Mar del Plata el viernes 8 de mayo solicitando información sobre este monto designado desde un emprendimiento voraz, que a poco de su clausura, está dejando una amplia región de nuestra patria sumida en la sequía, la miseria y el despojo.
– Minera Bajo de La Alumbrera es el cliente individual más grande de fluido eléctrico: consume el 80,2% del total consumido por toda la provincia de Tucumán.
– Utilizó un descomunal caudal de agua por día, en una zona seca, árida, en la cual los pobladores viven desde siempre, haciendo un uso sustentable del recurso.
– Santa María perdió el 40% del agua; el 70% del sector agropecuario del departamento ha dejado de producir por falta de agua y parte del cauce del río se está secando.
– Minera Alumbrera produjo fuerte contaminación del aire por la voladura de 480.000 toneladas de roca por día; del agua porque los efluentes de la planta de secado del yacimiento Bajo La Alumbrera son volcados en el canal DP2 que desemboca en Santiago del Estero.
– YMAD Minera Alumbrera Limited está gerenciada por Xstrata Plc (Suiza) y las empresas canadienses Goldcorp Inc y Northern Orion Resources Inc.
– Produjo un promedio anual de 180.000 toneladas de cobre y 600.000 onzas troy de oro, que salieron del país para moneda o joyas, hacia Canadá y Suiza, exentas de casi todos los impuestos, y pagando regalías de entre el 1 y el 2% del valor del oro declarado por la misma empresa en declaracion jurada.
En el diccionario debiera figurar como “saqueo y contaminación”.
Nos queda una pregunta a nuestras Universidades: ¿Cuál ha de ser el mensaje a los estudiantes que el dia de mañana deberán ir a asesorar a los pueblos contaminados?.-
 
Lic. Silvana Buján
BIOS Argentina
bios_argentina@yahoo.com
Miembro de RENACE – Red Nacional de Acción Ecologista www.renace.net
Miembro de FOROBA – Foro del Buen Ayre www.foroba.org.ar
Miembro de la Coalición Ciudadana Antiincineración www.noalaincineracion.org
Miembro del Consejo Asesor Municipal Gral. Pueyrredón 
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *