Monitoreo de agroquímicos biocidas

 

BIOS ha propuesto al Intendente Municipal modificaciones para la obtención de datos útiles, y saber si estamos mejor o peor que antes.

 

Al no concedérsenos una reunión virtual –solicitada en razón del contexto COVID- con el área de Bromatología de la Municipalidad de General Pueyrredón, hemos entregado por Mesa de Entradas del despacho del Intendente Municipal, Dr. Guillermo Montenegro, nuestras observaciones hacia estrategias que permitan optimizar los resultados del Programa de Muestreo y Control de Agroquímicos y Contaminantes Microbiológicos en Productos Frutihortícolas Frescos.
Recordamos que hace doce años, BIOS relevó la residualidad de agroquímicos biocidas en los vegetales de consumo humano en este Municipio, con resultados desalentadores, especialmente comparados con las actas oficiales de SENASA que a lo largo de años, se acumulaban en un estante municipal, avisando a las autoridades que las muestras que ellos tomaban regularmente, daban mal. Y muy mal.
Como es público, BIOS interpuso entonces una denuncia penal por presunto envenenamiento ante la Fiscalía Ambiental, que generó una serie de interesantes reacciones, entre ellas, la creación del Programa de Muestreo y Control de Agroquímicos y Contaminantes Microbiológicos en Productos Frutihortícolas Frescos, que obtiene desde entonces valiosos datos.
Pero, luego de tantos años, observamos que el método que se utiliza es inconducente para saber si a fin del día, estamos mejor o peor que en 2013 en la calidad de nuestros vegetales de consumo diario.
Un diseño analítico pobremente diseñado termina por impedir un adecuado análisis de datos. BIOS propone un muestreo prolijo y sistemático que permita no sólo un análisis estandarizado -y por lo tanto sencillo- de los datos, sino también valiosas conclusiones, para afirmar o no que la producción frutihortícola en el Partido de General Pueyrredón va por el sendero que lleva a la protección del ambiente y la salud de los productores y consumidores.
Estamos aguardando en estos días, que se nos autorice a poder leer los resultados recogidos por el Programa correspondientes a los últimos meses, proceso de autorización, por otro lado, inexplicablemente lento. La nota presentada en el día de la fecha, debajo.
Agradecemos calurosamente la asistencia técnica otorgada a:

 

nuestras compañeras, la Dra. Rocío Damiano y la Dra. Karina Miglioranza;
el director de la Escuela de Medicina, Dr. Adrián Alassino;
la Dra. en Ciencias Biológicas Andreína Césari;
la Dra. M. Agustina Etchegoyen.

 


 

REVISIÓN DE LAS METODOLOGÍAS DE TABULACIÓN DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS POR EL PROGRAMA

 

De los informes anteriores provistos por este Programa, se desprende que el objetivo es poder informar, de manera transversal, la proporción de muestras de hortalizas y frutas que son aptas para consumo en función de su contenido de agrotóxicos. Este enfoque transversal no permite dar continuidad al control, sino que aporta datos aislados del conjunto de muestras que se tomó en un momento dado, sin guardar correspondencia con el conjunto de muestras de frutas y hortalizas del período anterior.
Entendemos que para reflejar mejor la realidad, es necesario un monitoreo continuado, en el cual se siga en el tiempo una muestra específica establecida, creando lo que llamamos “cohorte”, en este caso de hortalizas y frutas. Para lograrlo, se debe primero determinar qué se encuentra disponible en el mercado local, lo que variará a su vez de manera estacional. Por lo tanto, han de definirse las especies a muestrear para cada estación y sostener este diseño a lo largo de todos los años que dure este programa. Cuanto mayor sea el número de muestreos realizados durante el año (idealmente con periodicidad mensual), mayor será la representatividad y por lo tanto la contundencia de los datos obtenidos. En caso de incorporarse nuevas especies, éstas se agregarían al muestreo sin omitir las anteriores, mientras que, en el caso de interrumpirse la producción de otras, esto debe explicitarse claramente.
Por cuestiones operativas, no es posible muestrear a todos los mercados minoristas y mayoristas del cordón frutihortícola, por lo que lo más adecuado e imparcial es plantear una estrategia de muestreo que tenga en cuenta tanto la zona que se pretende estudiar como el número y tipo (supermercado, puesto callejero, mercado mayorista, comercio barrial) de establecimientos en ella contenidos. Esto evitaría que se produzcan sesgos por cercanía, accesibilidad o cualquier otra conveniencia durante la selección de los establecimientos. Respecto de las especies a muestrear, deberían cubrirse, como mínimo, las de mayor consumo por parte de la población.
En el documento adjunto de la FAO “Recommended methods of sampling for the determination of pesticide residues for compliance with MRLS” CAC/GL 33-1999 [1], la Tabla 1 establece el número de muestras primarias a tomar según el peso y homogeneidad del lote que se estudia. Análogamente, el número de muestras de una hortaliza en un comercio minorista debería ajustarse según el peso total de la misma existente en ese establecimiento. En la Tabla 2, se encuentra descrito el número de muestras a tomar según la proporción de muestras “no aptas” esperada. Este dato, puede extraerse de las ediciones anteriores del Programa. Se observará que los N requeridos son cifras asequibles, incluso similares a las por el Departamento de Bromatología local previamente reportadas.
En el artículo que se sugiere “Análisis de plaguicidas y calidad de frutos cítricos en el mercado interno de Corrientes- Argentina” [2], puede observarse en la Tabla 1 de la sección de Materiales y Métodos, la planificación de un muestreo de distintas variedades cítricas durante distintas estaciones del año. Cabe destacar que este trabajo realizado a priori facilita notablemente el procesamiento final de datos.
Una vez realizados un muestreo y análisis de laboratorio adecuado, los agroquímicos biocidas detectados podrán tabularse, al menos, por especie y estación del año correspondiente. Es fundamental en este punto que los agroquímicos biocidas buscados sean siempre los mismos y con equipamiento de alta sensibilidad analítica y de manera constante, o bien se explicite muy claramente en caso de suceder lo contrario. Cada nivel detectado puede ser de esta manera clasificado en No detectable, Detectable por debajo del LMR, Detectable por encima del LMR y Desvío de Uso. Pueden presentarse resultados globales de muestras “aptas” y “no aptas”, pero estos son menos informativos si no se discriminan las especies y se comparan con los resultados anteriores.
Dicho todo esto, la información debería presentarse por especie y con temporalidad, para así poder saber cómo evolucionan las concentraciones con el tiempo. De otro modo, insistimos, se trata de datos aislados que no permiten lograr analizar la trazabilidad ni el éxito del Programa.

.

Leer Más

Rechazo de BIOS a incinerador en Tandil

 

GAIA y la Coalición Ciudadana Antiincineración le dicen no a la incineración de residuos sólidos urbanos en Tandil

 

Hace muchos años que, tanto desde la Mesa Girsu (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos) de Tandil como desde el Municipio, se viene advirtiendo del próximo colapso1 del llamado relleno sanitario de Tandil.
Ahora, quienes gestionan el relleno sanitario, están diciendo que hay que buscar rápido una solución, porque no tiene más de un año de vida útil.
Manifestando tardía presión por el apuro, el presidente Matías Civale de USICOM S.A., empresa que gestiona el relleno sanitario, ante una pregunta periodística sobre si había una decisión concreta de avanzar con un proyecto que transforme los residuos en biogás para la generación de energía, respondió que estaban planteando valorizar los residuos con cualquier tecnología: biogás, gas líquido para camiones recolectores, pirólisis, arco de plasma. Más adelante se manifestó expresamente en contra de la separación en origen con recolección diferenciada2, argumentando que aumenta los costos de modo tal, que sería inviable.
El arco de plasma, la pirólisis, la incineración con o sin lecho fluido, son diferentes formas de abordar la destrucción térmica, todas igualmente contaminantes, que las empresas promueven para vender sus equipos, seduciendo a funcionarios que, desde su ingenuidad, creen en los argumentos de los vendedores. Pero la combustión es una aparente solución de “final de tubería” ligada a problemas ambientales, sociales y de salud, que no enfrenta el problema en su origen y plantea falsas soluciones rápidas, que profundizan el problema.
La incineración es la tecnología más cara a la hora de gestionar los residuos, y genera residuos peligrosos en la forma de cenizas altamente tóxicas y emite no solo químicos tóxicos, sino también gases de efecto invernadero, por lo cual, si un municipio ha asumido compromisos para mitigar el cambio climático, al instalar un incinerador hace todo lo contrario. Estudios de la Fundación Ellen Mc Arthur indican que si nos enfocamos en cómo extraemos, usamos y desechamos las cosas se podrá disminuir la emisión total hasta un 45%.
Año a año se actualiza la información científica sobre el impacto ambiental y a la salud que generan estas fuentes de dioxinas y furanos. Numerosos estudios en países del primer mundo, revelan estos tóxicos en huevos, vegetales y vacas lecheras en las cercanías de incineradores.
Los incineradores están reconocidos como contaminantes en el Convenio de Estocolmo, del cual Argentina es signataria y está por ello obligada a no agregar fuentes de estas sustancias cancerígenas. Además, no son los únicos tóxicos emitidos en el proceso de quemar residuos: estarán también los metales pesados como plomo y mercurio, clorados como el PCB, HCB, material particulado, nanopartículas, y olores por añadidura. La comunidad va a perder el derecho a respirar aire limpio.
Las inevitables cenizas, que pueden llegar a ser el 30% del peso del material combustionado, son residuos peligrosos, de composición incierta al depender de la composición de los residuos incinerados y otros factores muy variables, que por ley deben tener una disposición final específica.
Por otro lado, gran parte de los residuos incinerados están fabricados con recursos no renovables, como el petróleo, el carbón, los metales. La incineración destruye todo eso y obliga a obtener nuevos insumos para hacer nuevos productos, repitiendo la nefasta espiral del usar, tirar y quemar y contraviniendo el espíritu de la llamada “economía circular”.

 

A todo ello es necesario agregar que la instalación de cualquier proceso vinculado a la denominada valoración térmica que no sea la producción anaeróbica de biogás, requiere de la quema de todos los materiales reciclables como papel, cartón y plásticos buscando el mayor rendimiento energético, lo que dejará sin recursos a los recuperadores urbanos.
El camino acertado desde todo punto de vista para la gestión municipal, es la promoción de los principios de basura cero, con especial énfasis en el compostaje domiciliario (cerca del 45% en peso de todos los residuos generados en el hogar), una fracción importante y clave sobre la que ya están trabajando muchos gobiernos locales, con gran participación de la comunidad, y resonantes éxitos. Cuando la comunidad participa, los resultados suelen ser excelentes, sostenibles en el tiempo y resultan en grandes ahorros para los gobiernos locales.
La reciente investigación de la Alianza Global por Alternativas a la Incineración, GAIA, demuestra que la gestión basura-cero no solo minimiza los daños ambientales sino que su costo es significativamente menor que el de los sistemas que entierran o queman residuos. En este momento de crisis económica por el que atraviesa nuestro país es importante agregar que, en cuanto a empleos, el estudio señala que herramientas de basura-cero generan, en el caso de la reparación más de 200 veces más de puestos de trabajo que los rellenos sanitarios e incineradores, en el del reciclaje más de 50 veces y en el de la remanufactura casi 30 veces más de puestos de trabajo.
Hay, como se ve, numerosas razones para descartar la incineración por ser una falsa solución, y un camino negativo para la salud humana y para el ambiente.

06 de abril de 2021

Contactos de prensa:

Claudio Lowy: +54 9 11 6467-5187
Cecilia Bianco: +54 9 34 1662- 6962
Silvana Buján: +54 9 2235 01-9937
Facebook: Coalición Ciudadana AntiIncineración Argentina @noalaincineracion

Referencias:
1- https://www.eleco.com.ar/la-ciudad/la-mesa-girsu-advirtio-que-el-relleno-sanitario-esta-al-borde-del-colapso-y-que-las-autoridades-deben-actuar
2- www.eleco.com.ar/la-ciudad/la-usina-analiza-distintas-opciones-frente-a-un-posible-cambio-de-sistema-en-el-relleno-sanitario/

.

Leer Más

Monitoreo de agroquímicos biocidas

 

MONITOREO DE AGROQUIMICOS BIOCIDAS

BIOS propondrá estrategias para la obtención de datos útiles para saber si estamos mejor o peor que antes.
(Pues un diseño analítico incompleto termina por impedir un adecuado análisis de datos).

Hemos solicitado una reunión con los responsables del área de Bromatología de la Municipalidad de General Pueyrredón, para plantear estrategias que permitan optimizar los resultados del Programa de Muestreo y Control de Agroquímicos y Contaminantes Microbiológicos en Productos Frutihortícolas Frescos.
Hace doce años, BIOS buscó relevar la residualidad de agroquímicos biocidas en los vegetales de consumo humano en el Municipio de General Pueyrredón, provincia de Buenos Aires. A través de toma de muestras bajo acta escritural, cadena de custodia y análisis en laboratorio certificado, los resultados fueron desalentadores. Especialmente comparados con las actas oficiales de SENASA que se acumulaban sin que nadie las lea, mes a mes, a lo largo de años, en un estante municipal, avisando a las autoridades que las muestras que ellos tomaban regularmente, daban mal. Y muy mal.
BIOS interpuso entonces una denuncia penal por presunto envenenamiento ante la Fiscalía Ambiental, ya que si el organismo encargado de estas cosas les avisó durante años a las autoridades municipales que mucha de la verdura y fruta a la venta era “no apta para consumo humano” y… nada sucedía, podía presuponerse una acción dolosa.
Esta denuncia generó una serie de interesantes reacciones, habiendo el Municipio reconocido públicamente que ese tema se les había pasado por alto por completo. Una de las acciones hija de esa denuncia fue la creación del Programa de Muestreo y Control de Agroquímicos y Contaminantes Microbiológicos en Productos Frutihortícolas Frescos, que anualmente toma muestras, las analiza, y obtiene valiosos datos.
BIOS en los primeros años del Programa, tuvo que acudir a presentaciones formales apelando a la Ley de Acceso a la Información pública ante el área Legal del Municipio para poder acceder a los resultados, entendiendo que eran resultados públicos, realizados con dinero público cuyos resultados afectaban directamente la salud pública en todos y cada uno de los habitantes.
Luego de un par de años de tener que repetir el arduo camino leguleyo, el Municipio finalmente nos facilitó los resultados de los estudios realizados, pero no el estudio original, sino datos extraídos de los resultados analíticos que el laboratorio remite.
Este año, luego de descubrir lo que debajo explicaremos, es que manifestamos que el método de obtener las muestras y sistematizar los resultados resulta inconveniente para saber si a fin del día, estamos mejor o peor que en 2013 en la calidad de nuestros vegetales de consumo diario.

Qué sucede hoy
En el último informe del “Programa de Muestreo y Control de Agroquímicos y Contaminantes Microbiológicos en Productos Frutihortícolas Frescos” del Departamento de Bromatología de la Municipalidad de General Pueyrredón recibido por BIOS, se hallan expuestos los resultados obtenidos de muestras reunidas desde febrero de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2019 en general, y de las analizadas durante el 2019 en particular.
El Programa lleva analizadas desde su inicio, en busca de agroquímicos biocidas, un total de 2036 muestras de productos frutihortícolas, lo que evidencia la puesta en marcha de un engranaje logístico importante y costoso entre el municipio y el laboratorio al que se le encomendaron las tareas de análisis de las distintas matrices estudiadas.
Sin embargo, hemos notado a lo largo de los informes recibidos, que la manera en la que se realiza el muestreo y la forma de la presentación de los datos no permite obtener real provecho de esta iniciativa tan valiosa.
Explicamos debajo en detalle, con ejemplos extraídos de los informes oficiales, por qué decimos ésto, que nos lleva a concluir que es imposible saber si en estos años ha habido una mejora en la calidad e inocuidad alimentaria de los vegetales en venta en nuestro municipio.
Si el Programa ha sido creado como amenaza punitiva (que los productores teman una inspección inesperada con las consecuentes multas o destrucción de cultivos) resulta una sinrazón que ese cúmulo de información obtenida a través de tantos valiosos análisis, no pueda ser aprovechada para extraer conclusiones que permitan evaluar si, además del rol de vigilante, los habitantes accedemos a vegetales más sanos.

Por qué decimos esto
Según el informe, desde el año 2017, la proporción de muestras aptas para el consumo aumentó de un 88 a un 94% en 2019. Vale aclarar que “apto para consumo” incluye tanto a frutas y hortalizas donde la cantidad del agroquímico biocida fue “No detectable” (en contraposición a la “Ausencia total” que reza el informe extendido por el Departamento de Bromatología) como a aquellas en las que la cantidad detectada fue menor al Límite Máximo de Residuos (LMR).
Observando en detalle, estas proporciones no son comparables. Las especies de frutas y hortalizas testeadas en cada edición anual del programa varían, lo que hace imposible realizar un seguimiento del contenido en cantidad y variedad de agroquímicos biocidas en cada una de ellas.
Por ejemplo, en el informe del año 2017, se reportó que una proporción de las muestras de escarola fina excedían el LMR de agroquímicos biocidas permitidos, sin haberse detectado desvíos de uso. En el año 2019, dicho producto no se analizó, quedando sin definir si la situación mejoró o empeoró para este alimento.
Entre las hortalizas estudiadas, existen 8 ejemplos de especies que alguna vez fueron incluidas pero que no lo han sido en el último informe. En el caso de las frutas, son 8 las especies que, de manera contraria a las hortalizas, se sumaron al análisis, aunque sin antecedentes con los que poder comparar sus resultados actuales.
De esta manera, el cambio de 88 a 94% de muestras aptas pierde su peso y sentido, dejando abierto un interrogante en torno al valor de los datos recabados.
Otra cifra que se desprende del informe indica que durante 2019 se detectaron un total de 11 diferentes agroquímicos biocidas en las muestras analizadas de entre más de 80 ingredientes activos estudiados. Sin embargo, no es posible en base a los informes contrastar este dato con ningún otro año, dado que la información presentada anteriormente respecto del número de agroquímicos biocidas se refiere a lapsos de tiempo superiores a los 12 meses. Por ejemplo, entre noviembre de 2013 y julio de 2018 se habían encontrado 30 ingredientes activos diferentes entre las 1637 muestras procesadas.
A su vez, resultaría de interés contar con un mejor análisis acerca de los motivos por los cuales las muestras inaptas para consumo se encuadran en esa categoría, considerando que los excesos por encima del LMR y los desvíos de uso responden a cuestiones diferentes.
A pesar de esto, la información presentada indica que entre nnoviembre de 2013 y febrero de 2017 un 50% de las muestras no aptas correspondieron a excesos del LMR y el otro 50% a desvíos de uso, mientras que, entre abril del 2016 y marzo del 2017, un 5% se debió al primer motivo y un 95% al segundo. Como se notará, ambos períodos no son comparables en modo alguno.
Como suele suceder, un diseño analítico pobremente diseñado termina por impedir un adecuado análisis de datos. Esto se visualiza en la elaboración de “gráficos de torta” poco informativos, o en las barras de frecuencia representando valores absolutos de difícil interpretación.
BIOS propone la revisión de este tema, pues un muestreo prolijo y sistemático permitiría no sólo un análisis estandarizado -y por lo tanto sencillo- de los datos, sino también extraer valiosas conclusiones, que permitan afirmar o no que la producción frutihortícola en el Partido de General Pueyrredón va por el sendero que lleva a la protección del ambiente y la salud de los productores y consumidores.

 

 

BIOS

.

Leer Más

Jornadas sobre agroquímicos plaguicidas organizadas por BIOS

BIOS nodo Tandil, realizó dos jornadas sobre agroquímicos plaguicidas, cuyas grabaciones, índices y programas, pueden verde en el canal de Youtube de BIOS
https://www.youtube.com/channel/UCVJLd9P6Zh7IzmFHQG5YUVQ

O de modo independiente, aquí:

La 1ª Jornada: Agroquímicos Plaguicidas: Derivas, 24 de febrero 2021

 

https://youtu.be/bJPcjujtQuw

– Presentación de las jornadas, antecedentes, contexto y objetivos de la jornada. Dr. Claudio Lowy, Coordinador del Nodo Tandil de Bios Argentina
– Cómo afectan los plaguicidas a la población. Por la Junta Vecinal por un Ambiente Saludable Tandil [minuto: 5:37​]: Sra. Silvia Gómez. Mamá de niños que concurren a escuela rural fumigada; vecina del Barrio La Porteña. Facilitadora en producción agroecológica. Sr. Pablo Orcajo. Padre de familia fumigada de Gardey. Artista plástico.
– Las derivas de los agroquímicos plaguicidas [minuto: 23:56​]: Dr. Claudio Lowy. Coordinador del Nodo Tandil de la Asociación Ambientalista BIOS Argentina.
-Contaminación con plaguicidas en escuelas rurales de Tandil [minuto: 34:31​] Dra. Graciela Canziani, Profesora Titular e Investigadora, Instituto Multidisciplinario sobre Ecosistemas y Desarrollo Sustentable, UNICEN.
– Biocidas: ubicuidad (en humanos, pero también en la ecosfera). El sueño del control total. La urgencia para la salud de la humanidad. [minuto: 54:08​] Lic. Silvana Buján. Periodista científica en ejercicio desde hace más de 30 años, Lic. en Ciencias de la Comunicación Social. Miembro fundador y referente de BIOS Argentina.
-Preguntas y debate.

La 2da. Jornada; Agroquímicos Plaguicidas: Daños a la Salud, miércoles 3 de marzo 2021

https://youtu.be/T_MQ3Aa_tuI

 

– Presentación y objetivos. Dr. Claudio Lowy
– La Sociedad Argentina de Pediatría Filial Tandil. El Comité Nacional de Salud Infantil y Ambiente. La importancia de las enfermedades no transmisibles. Dr. Jorge Cabana, Pediatra de la filial Tandil de la Sociedad Argentina de Pediatría
– Agroquímicos Biocidas y daños. Revisión de evidencia científica. Dra. Cristina Rondoletti. Médica Clínica con orientación en Endocrinología y Metabolismo [minuto: 11:35]
– Genotoxicidad inducida por Agroquímicos y efectos en el Ecosistema y la Salud Humana. Dr. Horacio Lucero, Doctor en Bioquímica Humana de la UBA. Jefe del laboratorio de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional (IMR) de la UNNE. Investigador a tiempo completo en Genética y Biología Molecular del IMR. [minuto: 33:00​]
– Preguntas y debate. [minuto: 1:09:00​]

Organizó: Bios Argentina Nodo Tandil

Auspició: Sociedad Argentina de Pediatría-Filial Tandil

Apoyó: IPEN, International Pollutants Elimination Network (Red Internacional de Eliminación de Contaminantes Orgánicos Persistentes)

Leer Más

Jornadas: Agroquímicos Plaguicidas. Verdades sobre Derivas y Daños a la Salud

 

Invitamos a participar de las Jornadas: Agroquímicos Plaguicidas. Verdades sobre Derivas y Daños a la Salud, organizadas por Bios Argentina Nodo Tandil, con el auspicio de la Sociedad Argentina de Pediatría-Filial Tandil y el apoyo de la Red Internacional de Eliminación de Contaminantes Orgánicos Persistentes (IPEN por sus siglas en inglés).
Los esperamos

Bios Argentina – Nodo Tandil

1ª Jornada: Agroquímicos Plaguicidas: Derivas – miércoles 24 de febrero 19 a 20 30 hs
Plataforma ZOOM: https://us02web.zoom.us/j/82256203277
ID webinar: 822 5620 3277

2da. Jornada; Agroquímicos Plaguicidas: Daños a la Salud, miércoles 3 de marzo 19 a 20.30 hs
Plataforma ZOOM: https://us02web.zoom.us/j/86274180379
ID webinar: 862 7418 0379

.

Leer Más

Amparo aceptado por el trigo transgénico

 

El juez decidió admitir el amparo que pide detener la liberación del trigo HB4, modificado genéticamente para tener una mayor resistencia a la sequía. Será ahora la Justicia Bonaerense la que deba tratar el tema. Esta tecnología fue aprobada en octubre por el Ministerio de Agricultura.
Un juzgado de la Provincia de Buenos Aires admitió una acción colectiva pluricultural de amparo ambiental presentada por más de 40 emprendimientos agroecológicos, organizaciones y asambleas socioambientales y representantes de pueblos originarios contra la liberación del trigo transgénico HB4.
En octubre pasado, el Ministerio de Agricultura de Argentina aprobó la tecnología que le confiere a este trigo modificado genéticamente una tolerancia mayor a la sequía. Eso movilizó a productores y ambientalistas a presentar el amparo, que tiene como objeto que el trigo HB4 no sea liberado a cielo abierto en la Provincia de Buenos Aires «por no poseer la declaración de impacto ambiental prevista por ley ni la licencia social, que debe obtenerse en una instancia de participación ciudadana», según explicó el abogado Fernando Cabal, de la organización Naturaleza de Derechos, quien junto a Lucas Landívar de Generaciones Futuras, acompañó la presentación de este recurso. Fuentes de la empresa Trigall Genetics, desarrolladora de la variedad, aseguraron que el trigo transgénico HB4 cumplió con todos los requisitos que marca la legislación argentina para su aprobación y que el argumento esgrimido de la falta de declaración del impacto ambiental no es correcto. Hasta el momento de la publicación de esta nota, la empresa aseguró no haber recibido una notificación del amparo.
Para Cabal, por su parte, el trigo transgénico puede generar «un daño muy grande, que debe ser evitado. El principal riesgo es la contaminación genética. Esta se puede producir a partir de su liberación por efecto del viento o por el cruzamiento que se puede dar durante el proceso de acopio, en la mezcla de semillas, y una vez que eso se produce, el daño es irreversible. Implica la pérdida de las variedades no convencionales, criollas y agroecológicas, que se fueron adaptando y mejorando durante años».
«Además, tenemos los riesgos que implica el evento (transgénico) en sí mismo, dado que se trata de una variedad que trae una tolerancia al uso de un herbicida, llamado glufosinato de amonio. Por lo tanto, a partir de este trigo, lo que se habilitaría es el uso masivo de un herbicida sobre un cereal básico en la producción de alimentos», subrayó.
«Ya sabemos que al trigo se lo viene fumigando. En el último informe sobre los alimentos contaminados con agrotóxicos en base a los controles que hace el Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) surge que se han encontrado hasta ocho residuos de agrotóxicos. Pero en este caso implicaría legalizar un uso masivo de este herbicida. Este trigo está preparado para tolerar de 10 a 20 litros de kilos de glufosinato de amonio por hectárea. Eso implica un riesgo directo a la salud de la población».
La admisión del amparo por parte del Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil Nro 2 de Mar del Plata (Buenos Aires) a cargo del Dr. Néstor Adrián Salas implica que la Justicia Bonaerense ahora debe tratar la problemática de los OGM (organismos genéticamente modificados) haciendo foco en la liberación del trigo transgénico. Cabal explicó que ni en la Pprovincia ni a nivel nacional existe un fuero ambiental, por lo que los amparos ambientales se sortean ante todos los fueros y en este caso cayó en un juzgado de responsabilidad penal juvenil.
«La acción colectiva se interpone desde la convicción de que el modelo agroindustrial está agotado. Y además se manifiesta en la demanda judicial que es inconstitucional, porque viola el paradigma ambiental tanto de la Constitución nacional como de la provincial, dado que estamos hablando de estos insumos externos que se han incorporado a la agricultura, como los agrotóxicos y transgénicos, que provocan daños irreversibles al ambiente, a la biodiversidad, y afectan severamente a la salud humana», añadió Cabal.
Por eso, el abogado está convencido de que el proceso que sigue ahora tiene que tener una sentencia favorable al reclamo. «Obviamente tiene que pasar por la decisión de los jueces de primera y segunda instancia y de la Suprema Corte, que es la que va a tener la última palabra a nivel provincial, y, eventualmente, la Corte Suprema. Así que es un recorrido que recién comienza».
Cabal recordó que la relatora especial del derecho a la alimentación de la ONU, Hilal Elver, señaló en un informe que se llegó a un punto de inflexión en la agricultura en todo el mundo en el que este modelo agroindustrial debe ser abandonado y se debe empezar un proceso de transformación hacia la agroecología. Argentina es uno de los países más afectados por este modelo, ya que es uno de los mayores productores de soja transgénica dede los años 90.
El abogado agregó que el amparo contempla también la mirada ecocéntrica, es decir, «la grave afectación que implican estos insumos (los OGM y los agroquímicos) a la biodiversidad». «Porque no solamente hacemos el planteo desde la afectación de los derechos humanos (el derecho a la salud, a la alimentación, a un hábitat adecuado), sino también desde una mirada ecocéntrica en cuanto a la vulneración de los derechos de la naturaleza y de los componentes biológicos que cohabitan con nosotros y nosotras».
Las variedades de trigo HB4 son desarrolladas por Trigall Genetics, un joint-venture entre Bioceres y Florimond Desprez de Francia, una de las empresas líderes a nivel mundial en genética de trigo y recibió la aprobación del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación en octubre del 2020. En su origen fue desarrollado por un grupo de biólogas y biológos moleculares e investigadores argentinos. La jefa del equipo es la investigadora Raquel Chan, Directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL, CONICET-UNL), en alianza con la empresa argentina de biotecnología agrícola Bioceres. La tecnología es presentada como pionera a nivel mundial y como el resultado de una colaboración público-privada de más de 15 años entre la empresa y el grupo de investigación responsable del descubrimiento. Según la información oficial, el trigo HB4 fue declarado inocuo para el consumo humano y animal por parte del SENASA y fue aprobado por la Comisión Nacional de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA), organismo de referencia de la FAO, en materia de impacto ambiental.
Más allá de lo que resuelva la justicia bonaerense, la comercialización de este trigo en Argentina está condicionada a la aprobación para importación por parte de Brasil, país que compra aproximadamente el 85 por ciento del trigo que consume a Argentina.

La nota fue actualizada con la posición de la empresa y con la aclaración de que el amparo no frena la liberación del trigo sino que da lugar a que la Justicia deba tratar el reclamo hecho por los ambientalistas.

 

Fuente: eldiarioar.com
.

Leer Más

Glifosato y Cáncer – Argentina – El reconocimiento del Instituto Nacional del Cáncer

 

 

Glifosato y Cáncer – Argentina
El reconocimiento del Instituto Nacional del Cáncer

 

Marcos Filardi – Claudio Lowy

Cuando el IARC emitió el informe que clasificaba al principio activo glifosato como clase 2 A Probablemente Cancerígeno, se desató una feroz campaña desde las corporaciones empresarias vinculadas a su producción y uso destinado a desacreditarlo, que comprometió también a instituciones públicas, académicas y organismos de investigación que promueven el sistema productivo agrícola que los utiliza.
Con fecha 22 de abril de 2019, el Instituto Nacional del Cáncer de Argentina emitió el informe en respuesta a una Solicitud de Acceso a la Información Pública, donde remite la información sobre agroquímicos y cáncer, en un documento, titulado
Glifosato – Grupo 2 A. Síntesis y comentarios sobre el Informe 112 del IARC – OMS – Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer.
El documento informa de la evidencia limitada de su carcinogenicidad en humanos, de la suficiente evidencia de carcinogenicidad en animales experimentales; lo que conduce a su clasificación como probablemente cancerígeno. Además, de la fuerte evidencia de que el glifosato puede operar con dos características claves de conocidos carcinógenos humanos (genotoxicidad y estrés oxidativo), y que éstos pueden actuar en humanos.

 

Ver todo el documento
.

Leer Más

Critica situación en Chubut

 

El MARA, Movimiento Antinuclear de la República Argentina, hace conocer a las comunidades de Argentina y otros países la grave situación que se está registrando en la provincia de Chubut:
1. El gobernador Mariano Arcioni ha decidido transformar la provincia de Chubut en un enclave megaminero a cualquier precio social y ambiental.
2. Como parte de su estrategia prima facie ilegal y autoritaria está persiguiendo a través de las fuerzas de seguridad a las personas e instituciones que desde hace años luchan pacíficamente contra la instalación de actividades megamineras en la provincia.
3. Las acciones desplegadas por las fuerzas de seguridad de la provincia de Chubut por orden del gobernador Mariano Arcioni asumen la misma modalidad de grupos terroristas, pues criminalizan sin sustento alguno a pobladores y organizaciones que no coinciden con su proyecto personal de transformar buena parte de los territorios de la provincia de Chubut en «zonas de sacrificio». El gobernador, al no tener respaldo ni legal ni social para sus proyectos megamineros, trata de imponerlos mediante la criminalización de la protesta social. Usa para ello la desmesura, el terror y la fuerza bruta.
4. La iniciativa del gobernador Mariano Arcioni tiene el total respaldo de las principales corporaciones megamineras de Argentina y otros países, que encontraron en el gobernador a su mejor vocero.
5. El pueblo de la provincia de Chubut se está expresando claramente a través de la Iniciativa Popular contra la Megaminería, ya con más de 30.000 firmas, que llevan adelante las asambleas populares nucleadas en la Unión de Asambleas de Comunidades de Chubut (UACCh).
6. El gobernador de Chubut Mariano Arcioni está violando impunemente con su iniciativa la Convención 169 sobre Derechos Indígenas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
7. La megaminería carece de Licencia Social en Chubut.
8. El agua, un bien escaso e indispensable, requiere de cuencas hídricas superficiales y subterráneas en buen funcionamiento, mismas que la actividad megaminera puede destruir. Decimos sí al agua para los pueblos, y no a losmetales y ganancias de las corporaciones megamineras que el gobernador Mariano Arcioni apoya desde su gestión.

Por todo lo anterior el MARA requiere:

1. Que el gobernador Mariano Arcioni entienda que no es un emperador sino un mero empleado de la gente que debe proteger la vida y la salud de las personas, y el ambiente de Chubut. No los intereses y la salud financiera de las grandes corporaciones megamineras.
2. Que cesen los actos ilegales, autoritarios y violentos del gobierno de la provincia de Chubut contra personas e instituciones que protestan pacíficamente contra la transformación de buena parte de la provincia en «zonas de sacrificio». Decimos no a la criminalización de la protesta social, y si a la libre expresión del pueblo.
3. Que se investiguen todos y cada uno de los operativos de represión ejecutados por las fuerzas de seguridad del gobierno provincial, y sus responsables -cualquiera fueran sus cargos- sean denunciados ante la Justicia Penal.
4. Que el gobernador Mariano Arcioni y su gestión respeten el historial de lucha de sus comunidades, y la provincia de Chubut siga siendo indefinidamente una jurisdicción libre de megaminería metálica en general y de megaminería de uranio en particular.

Asamblea por el Agua San Rafael
Asamblea Riojana Capital
Asociación Pro Eco de Tucumán
BIOS
FUNAM Fundación paras la defensa del ambiente
MACH Movimiento Antinuclear del Chubut
MAR Movimiento Antinuclear Rionegrino
Movimiento Antinuclear Zarate Campana
Our Voice

Contacto en Chubut:
Pablo Lada +54 9 280 463-0754
pabloladarenace@gmail.com
https://www.facebook.com/movimiento.antinuclear.republica.argentina/

Leer Más