«Insólita y sin ética» campaña infantil sobre héroes nucleares

MARA – Movimiento Antinuclear de la República Argentina
BIOS Argentina

 

Comunicado de prensa 15 de agosto 2020

 

MARA, el Movimiento Antinuclear de la República Argentina, calificó de «insólita y sin ética» la campaña infantil sobre héroes nucleares impulsado por Nucleoeléctrica Argentina, NASA

NASA convocó a las niños y niños que viven en cercanías de las centrales nucleares de Atucha I y Atucha II en la provincia de Buenos Aires, y Embalse en la provincia de Córdoba, a enviarle dibujos de héroes nucleares que luchan contra el coronavirus.
Mar del Plata, Buenos Aires, Córdoba, Zárate, y otras ciudades de Argentina, 15 de agosto de 2020. MARA, el Movimiento Antinuclear de la República Argentina, calificó de «insólita y sin ética» la campaña infantil sobre héroes nucleares impulsado por Nucleoeléctrica Argentina, NASA. Lo hizo a través de un documento del que participó técnicamente FUNAM, la Fundación para la defensa del ambiente, ONG miembro del MARA. NASA convocó a las niños y niños que viven en cercanías de las centrales nucleares de Atucha I y Atucha II en la provincia de Buenos Aires, y Embalse en la provincia de Córdoba, a enviarle dibujos de héroes nucleares que luchan contra el coronavirus.
El MARA consideró que «toda campaña destinada a aumentar la prevención ante el virus SARS-CoV-2 y la enfermedad que produce, la COVID-19, es bienvenida. Pero Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima «carece de ética para dirigirse a las niñas y niños que viven cerca de las centrales nucleares de potencia pues sus actividades descargan rutinaria y accidentalmente bajas dosis de materiales radiactivos que pueden afectar la salud de esas niñas y niños. Los tres reactores en operación representan además el peor riesgo tecnológico para las actuales y futuras generaciones, aún cuando dejen de operar».
Los miembros del MARA se preguntaron «cuál es sentido de relacionar héroes nucleares y coronavirus, cuando la mejor lucha es la protagonizada por niñas, niños y adultos corrientes haciendo aislamiento social y manteniendo condiciones adecuadas de higiene. Esa ambigua caracterización solo induce a confusión, supuestamente para mejorar la maltrecha imagen de NASA y del sector nuclear argentino».
El Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y miembro del MARA recordó que «en el hipotético caso de que cualquiera de las centrales nucleares de potencias sufra el peor accidente o evento nuclear, el llamado Nivel 7 en la escala del INES, podrían verse afectadas la salud de las personas y el ambiente en un radio de 500 kilómetros alrededor de cada reactor siniestrado».
«Peor aún, los residuos altamente radiactivos que van dejando las inseguras operaciones de los tres reactores nucleares de potencia de Argentina, se almacenan en depósitos vulnerables que mantienen su riesgo por más de 240.000 años (1). Una verdadera pesadilla. Cuando dejen de operar las tres centrales sus depósitos altamente radiactivos serán siendo peligrosos por milenios».
«Basta que un avión comercial de gran porte impacte por ejemplo en el parque de silos de la central nuclear de Embalse, donde se almacena el altamente radiactivo combustible nuclear agotado, para que se produzca un evento equivalente a varios Chernobyl. Cada año hay más silos, más combustible agotado altamente radiactivo, y más riesgo».
Silvana Buján de BIOS, otra de las organizaciones que integran el MARA, sostuvo que Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima «nunca se preocupó por preparar a la familias que viven hasta 500 kilómetros de cada central nuclear de potencia, y que podrían sufrir los efectos de un hipotético peor accidente o evento. Durante años han venido haciendo deficientes simulacros para accidente nuclear leve unos 10 kilómetros alrededor de cada central nuclear. Las familias de las niñas y niños que vivían y viven fuera de ese radio de 10 kilómetros nunca fueron informadas de los riesgos, ni preparadas».
FUNAM señaló además que hubo en el pasado «visitas organizadas de alumnas y alumnos de escuelas primarias a las centrales nucleares de potencia, lo que es una aberración pues cualquier central puede sufrir un accidente o evento extremadamente grave. Ninguna autoridad educativa permitiría que sus alumnas y alumnos visitaran las instalaciones de un complejo petroquímico en pleno funcionamiento en Campana o la ciudad de Río Tercero, pero sí han permitido tales visitas a reactores nucleares. Las áreas gubernamentales de educación deben revisar este absurdo para que no se siga arriesgando la salud y la vida de niñas y niños. Si no lo hacen serán co responsables».
Agustín Saiz del Movimiento Antinuclear de Zárate Campana, un colectivo miembro del MARA, recordó que «en el Ministerio de Salud de Ucrania, de las 2.397.863 personas inscriptas para recibir tratamiento médico como consecuencia del accidente de Chernobyl un total de 453.391 son niñas y niños. Aunque estos pequeños no nacieron en la zona del accidente ocurrido en 1986, sus padres –que eran niños entonces- sufrieron los efectos de la contaminación radiactiva. Hoy esas 453.391 niñas y niños sufren anormalidades genéticas, malformaciones, cáncer y otras patologías. Nosotros no queremos que esto nos pase a nosotros en Argentina. La campaña de los héroes nucleares impulsada por Nucleoeléctrica Argentina es una burla peligrosa y siniestra».
El Movimiento Antinuclear de la República Argentina (MARA) recordó que si algo caracteriza a la industria nuclear en Argentina y otros países «es el crónico ocultamiento de sus gravísimos riesgos, mantener en secreto los accidentes y brindar información falsamente tranquilizante. Es usual que repitan que las descargas rutinarias de materiales radiactivos al ambiente respetan la normativa vigente, sosteniendo, falsamente, que tales descargas son inocuas. La población debe saber que no hay ningún valor inocuo de radiación ionizante –radiación ionizante es la que liberan los materiales radiactivos. Cualquier valor es de riesgo conforme lo establecieron claramente las Academias de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos en el documento BEIR VII Segunda Fase».
«Si Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima quiere hacer algo por las niñas y niños de Argentina debe decir la verdad, y preparar a esas niñas, niños y sus familias -que viven en un radio de 500 kilómetros alrededor de cada central nuclear de potencia- para que puedan actuar ante un eventual Chernobyl local», indicó Fabiana Vega del Movimiento Antinuclear Rionegrino, otro colectivo del Movimiento antinuclear de la República Argentina (MARA).

Para mayor información comunicarse con:

MARA, Movimiento Antinuclear de la República Argentina somoselmara@gmail.com
Facebook: https://www.facebook.com/movimiento.antinuclear.republica.argentina/

Raúl A. Montenegro de FUNAM, ONG miembro del MARA:
Teléfono celular y WhatsApp: +54 9 351 5125637 Biologomontenegro@gmail.com

Silvana Buján de BIOS, ONG miembro del MARA:
Teléfono celular y WhatsApp: +54 9 223 5019937 silvanabujan@yahoo.com.ar

Fabiana Vega del Movimiento Antinuclear Rionegrino, miembro del MARA:
Teléfono celular y WhatsApp: +54 9 2920 517655 twister_vi69@yahoo.com

Agustín Saíz del Movimiento Antinuclear de Zárate-Campana, miembro del MARA:
Teléfono celular y WhatsApp: +54 9 11 62587625 movimientoantinuclearzarate@gmail.com

(1) Nota: el horizonte de riesgo surge de multiplicar por 10 la vida media de uno de los radioisótopos más peligrosos contenido en el combustible nuclear agotado, el plutonio-239, que tiene una vida media de aproximadamente 24.000 años. El plutonio-239, de origen antrópico casi exclusivamente, es químicamente muy tóxico y radiactivo.

Leer Más

Repudio al acuerdo con China para otra central nuclear

 

REENVIAMOS desde MARA. Se agradece difusión.

 

                                    COMUNICADO DE PRENSA

 

El Movimiento Antinuclear de la República Argentina (MARA), organizaciones, asambleas, comunidades originarias y ciudadan@s de todo el país, manifestamos nuestro más enérgico rechazo al  anuncio del gobierno nacional sobre la inminente firma del acuerdo definitivo con China para construir la cuarta central nuclear de potencia en la provincia de Buenos Aires, a 100 Km. del mayor conglomerado urbano del país.

REPUDIAMOS que semejante decisión sea tomada de manera inconsulta y arbitraria y exigimos el comienzo de un profundo debate democrático sobre la continuidad del plan nuclear argentino diseñado en tiempos de dictadura militar. Es un proceso ilegal, que debe ser denunciado ante la Justicia, pues no se puede firmar ese contrato sin previo estudio de impacto ambiental y sin la Audiencia Pública de rigor.

ALERTAMOS a la población que nos transformarían en los cobayos nucleares de China. El acuerdo es por un modelo de tercera generación, Hualong One, una tecnología experimental sin reactores en funcionamiento.

DENUNCIAMOS que la planta nuclear es un sinsentido energético y que los altísimos costos constructivos serán subsidiados por el pueblo argentino, cargando sobre nuestras espaldas el préstamo del gobierno chino. Esa energía podría reemplazarse fácilmente con fuentes renovables y limpias por un tercio del costo de la central nucleoeléctrica proyectada.

CHERNOBYL nos recuerda en estos días que un desastre nuclear es la condena de muerte para las poblaciones y los territorios. El ex subsecretario de energía nuclear de la nación, Julián Gadano, reconoció en 2017 que de producirse un accidente nuclear “nos moriríamos de hambre, porque no podríamos vender alimentos a nadie”. Tres centrales nucleares juntas a 100 Km. de Capital Federal y a 80 Km. de Uruguay conforman un Chernobyl en potencia

REITERAMOS la decisión de las Asambleas Patagónicas en 2017 de impedir, bajo todos los medios dentro de la legalidad, la instalación de la antedicha planta de generación eléctrica”. La Patagonia fue un ejemplo de movilización social rechazando la central china y consiguiendo en pocos meses una ley que prohíbe la instalación de plantas nucleares de potencia en Río Negro.

INSTAMOS  a la comunidad en general a  informarse y tomar posición sobre un tema transcendental para la vida. Quedarse al margen es inmoral. Nos declaramos en estado de ALERTA Y MOVILIZACIÓN dada la manifiesta decisión del gobierno de avanzar con el proyecto nuclear. Nuestro país cuenta además con la solidaridad de activistas de todo el planeta reunidos en el reciente  Foro Social Mundial Antinuclear en Madrid, España.

 

 

En Río Negro No

En la Patagonia No

En Buenos Aires No

En la Tierra No

NO ES NO

 

MARA

Pablo Lada +5492804630754 pabloladarenace@gmail.com MACH Chubut

Agustín Saiz +5491162587625  saizagu@hotmail.com  Movimiento Antinuclear Zárate Campana

Maria Gladis Bobadilla +5493704570540 gladis_bobadilla@hotmail.com  Formosa

Fabiana Vega +5492920517655 twister_vi69@yahoo.com M.A.R. Río Negro

Raúl Montenegro +5493515125637  biologomontenegro@gmail.com FUNAM – Córdoba

Silvana Buján +5492235019937 ecosil@copetel.com.ar BIOS Argentina

Nicolás Toobe +5493435140701 nicolastoobe@hotmail.com Movimiento Cultural «Our Voice»  -Entre Ríos

Marisa Romero +5493804520732  asambleariojanacapital@gmail.com Asamblea Riojana Capital La Rioja

Cristian Basualdo +5493513396755 noqueremosinundarnos@gmail.com Calamuchita, Córdoba

Alejandro Schettini +5492604314453  uranionogracias@gmail.com  Asamblea por el agua. San Rafael, Mendoza

Freddy Carbonel Tucuman +5493816450884 freddycarbonel50@gmail.com  Asoc Civil Pro Eco grupo ecologista – Renace

 

 

Leer Más

BIOS Argentina presenta su libro – Energía Nuclear: Una historia de engaños, ocultamiento y abandono

Peligro Residuos Nucleares

Dedicado a Javier Rodríguez Pardo, in memoriam.

 

La energía nuclear nace en el desarrollo mismo de las armas nucleares.
A lo largo de los años se ha constituido en la forma de generar energía más costosa, más insegura, y nada renovable. Sólo es posible avanzar en ella con ocultamiento y engaños.
Este libro evidencia que no se trata de hacer buena gestión de la tecnología nuclear para la obtención de energía eléctrica. No hay buenas prácticas ni buenas técnicas que puedan evitar los atentados posibles, garantizar la prevención de los accidentes como los ya ocurridos, ni gestionar con seguridad las plantas y los residuos radiactivos al final de su vida útil, en todas las centrales existentes, las obsoletas y en las que se proponen construir.
Este libro busca relatar brevemente la historia de este tipo de energía, exponer cuál es el verdadero costo del Kw.hora de origen nuclear, desnudar algunos de los pasivos ambientales nucleares en la Argentina y reflexionar desde la ética generacional.
El ecologismo pugna por instalar un discurso crítico que interpele el crecimiento capitalista y sus procesos insustentables que han llevado a la civilización a la crisis, y que a la vez, pueda dar cuenta desde la ética, de las prácticas de desarrollo que aseguren la permanencia de la especie en el planeta, y de todas las demás especies, pues la pérdida de una sola de ellas, nos empobrece como humanidad.
Se agradece y promueve la difusión y el reenvío.

Investigación y redacción: Lic. Silvana Buján
Corrección: Bca. Rocío Damiano.
Revisión final: Arq. Guillermo Bengoa, Ing. Claudio Lowy, Ing. Edgardo Musumeci.
Producción Integral: BIOS Argentina – IGJ 16106 – www.bios.org.ar

 

Copy left. Descarga libre y gratuita de: aquí

 

BIOS Argentina es miembro de
Red Nacional de Acción Ecologista – RENACE 
IPEN Por un futuro libre de tóxicos
Coalición Ciudadana Antiincineración
GAIA 
Y se expresa desde 1998 a través de www.programa-ecos.com.ar
Nuestro agradecimiento al apoyo de Fundo Socioambiental CASA, Brasil, para la realización de este trabajo.

 

.

Leer Más

Yo no quiero en mi domicilio energía de origen nuclear


http://www.bios.org.ar/prensa/2011/archivos/11-04-06.jpg

Envíe una carta en persona, por correo o mail a su distribuidor de energía (que figura en la boleta con la cual Ud. paga cada mes el servicio eléctrico) expresándole que no desea recibir en su casa energía eléctrica de origen nuclear.
La energía nuclear no es ni limpia, ni renovable, ni segura ni barata.
Los ciudadanos no somos culpables de este desatino, pero sí, podemos ser protagonistas del cambio.
Los sucesos mundiales una vez más evidencian la irracionalidad de la nucleogeneración de energía. El mundo entero retrocede ante la tragedia de Japón, sin haber aprendido de las experiencias de Chernobyl, Three Mile Island en USA, Mayak en la ex URSS, Chalk River en Canadá, Wood River en USA, Lucens Vauld en Suiza, Jaslovske Bohunice en Checoslovaquia, Tsurunga en Japón, Rochester en Nueva York, Hamm-Uentrop en Alemania, Vandellós en Terragona España, Tomsk en la ex URSS, planta Thorp en UK, Dounreay en UK, Niigata en Japón, Ascó en España, Krsko en Eslovenia, Tokaimura en Japón, Kashiwazaki en Japón, Mihama en Japón, Montes Urales en URSS, Windscale en Reino Unido, entre muchos otros.
Como ciudadanos, exijamos no recibir ese 7% correspondiente a energía nuclear.

Favor avise de su participación a bios_argentina@yahoo.com

Campaña de BIOS y RENACE – RED NACIONAL DE ACCION ECOLOGISTA de la Argentina.


.

Leer Más

Rarezas Nucleares en Argentina



“…Que el mar está agonizando,
que no hay quien confie en su hermano,
que la tierra cayó en manos de unos locos con carnet.
Que el mundo es de peaje y experimental…”


Juan Manuel Serrat

Hace apenas cuatro años, una investigación periodística del diario Perfil revelaba que el diseño de la central nuclear Atucha II era anterior al desastre de Chernobyl y no cumplía con las normas de seguridad que se asumieron en el mundo desde 1986. Una reformulación del proyecto tendría un valor superior a 700 millones de dólares. Atucha II fue diseñada en los 70 y se comenzó a construir en 1980. Paralizada entre 1984 y 1992, y desde 1994 hasta la presidencia Kirchner. Su diseño no contempló, por ejemplo, qué sucedería si uno de los conductos de combustible radiactivo se rompiera enteramente. Apenas si tiene en cuenta un daño del 10% de la superficie, uno de los aspectos que han actualizado a la normativa internacional. El diseño original fue realizado por Siemens, que ha abandonado hace años el mundo nuclear. Y Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NaSa) no tiene antecedentes como para realizar un rediseño.
Hoy, el gobierno, no habla del tema.

En el informe del diario Perfil se reproducen declaraciones off the record de técnicos de CNEA: “Así como está diseñada, Atucha II no podría funcionar ni en Canadá, ni en Alemania, ni en los EE.UU.” “El principal (probema) es el extrañísimo sistema de apagado: comienza a apagarse pero luego se inicia de nuevo… es muy raro, como un freno que frena pero sólo un poco”. “Otro problema es que, en vez de cambiar el sistema, siguen avanzando (en la construcción). Las autoridades de la CNEA y de NaSa convencieron al Gobierno de que se puede seguir construyendo así, pero lo cierto es que muchos profesionales ya advertimos de este problema. Además, se nos presiona laboralmente para que dejemos de hablar del tema”. Nicolás Riga, responsable en la ARN para la licencia de Atucha II, aseguró: “Deberán buscar a alguien competente para que lo haga. Si no, nosotros o en última instancia la IAEA impediremos que comience a funcionar”.
En diciembre de 2007 el director de la Agencia Internacional de Energía Atómica visitó Argentina y solicitó que su organismo verifique la seguridad de la central atómica. El Presidente en persona le dijo que si. Pero… no se realizó jamás. Por ello, el 10 de enero de 2008, Tomihiro Taniguchi, director general del Departamento de Seguridad Nuclear de la IAEA, le dirigió una carta firmada por el director general de IAEA, Mohamed El-Baradei al embajador argentino en Viena, Eugenio María Curia, para solicitar al Gobierno argentino que acceda a la visita de expertos en seguridad a revisar Atucha II, para adecuarla al inciso 6 del art. III del Estatuto de IAEA, que señala “proteger la salud y reducir al mínimo el peligro para la vida y la propiedad”.
Nuevamente el diario Perfil publicaba un reportaje realizado a Raúl Racana, titular de la Autoridad Regulatoria Nuclear, en referencia a por qué el gobierno nacional nada respondía a los pedidos de la IAEA. Entre otras declaraciones puede leerse que Racana señala la “obsesividad que tienen por controlarnos”, “La gente que está en la IAEA no nos termina de gustar”. “Uno no tiene por qué andar difundiendo a todo el mundo el esfuerzo tecnológico que hace. No podemos permitir que miren todo lo que se les dé la gana.” “¿por qué me van a venir a ver a mí y no a los reactores brasileños?”

Desde hace tantos años, desde BIOS nos preguntamos:

¿Por qué no se asumió esa auditoría externa de Atucha II ante la IAEA?
¿Se han actualizado los diseños de los sistemas de seguridad? Qué empresa lo ha hecho si acaso se ha hecho?
¿Es posible que la IAEA no apruebe la puesta en funcionamiento de Atucha II?
¿Hay diseños similares a Atucha II en otros países?
¿Por qué la ARN señala que no autorizaría la puesta en marcha de Atucha II?

Quien esto escribe intenta, infructuosamente desde hace exactamente dos años, realizar un reportaje a quien al ARN designe sobre estos temas.
“Alguien” (pues la misiva es anónima) respondió el 21 de enero de 2010 un cortés mensaje, relatándome la suma de seguridades que debían tranquilizarme y haciendo un paralelismo entre las características técnicas de Atucha I y Chernobyl. Según este interlocutor anónimo (pero gentil) de la ARN, todo está bien y en buenas manos.
Sin embargo, nada menciona que, tal como puede revisarse en cualquier web, en 1983, una serie de incidentes producidos en Atucha 1, llevó a calificar a la central como de “ruinosidad completa”. El CALIN (Consejo Asesor para el Licenciamiento de Instalaciones Nucleares) en 1986 señaló en su nforme que Atucha I se hallaba “en una situación no satisfactoria, que con el tiempo tiende a deteriorarse aún más”. En 1984, otro incidente detuvo la bomba de agua de alimentación del circuito de enfriamiento del reactor. También en 1985 y 1987 se denunciaron desperfectos, y en este último año, el 22 de diciembre, se derramaron 50 toneladas de agua pesada durante los tets de presurización. Debido a esa fuga radiactiva, la central estuvo parada 150 días. Poco después, en 1992, hubo pérdida de potencia del reactor por recalentamiento del líquido moderador que afectó la refrigeración.
Tampoco responde a mi inquietud acerca del famoso eslógan de que se trata de la energía más barata. Mi consulta es sobre el cálculo del costo del kilovatio de energía instalado, ya que en él debiera incluírse al costo de operación de la central, el costo de prospección, operación de minas, clausura y saneamiento (que la CNEA no ha hecho en al menos 8 emplazamientos, en las últimas décadas, según la propia CNEA), así como transporte, auditorías, mediciones, custodia y clausura al menos por 500 años, como el PRAMU estima en Malargüe. ¿Lo incluyen? ¿qué valor dá? ¿se puede seguir afirmando que es el Kw/h más barato? ¿O seguimos haciendo la trampita de olvidar esos “detalles menores”?
También consulto acerca de algo que ví en mi visita al PRAMU (Programa de remediación de minería del uranio) en Malargüe. Los técnicos que me asistieron allí, aseguraron la protección radiológica de los empleados, pero… no cuentan siquiera con dosímetros, sino con medidores de radón, que han llegado década y media tarde al sitio, ya que fueron recibidos a finales de 2009. Por añadidura, al preguntar sobre los impactos regionales de la remoción de la meseta de colas, se me asegurò que no existían evidencias de problemáticas sanitarias. Pero al avanzar en la investigación, confirmé que no existe ningún tipo de dato epidemiológico ni registro que se le parezca. Y que las patologías y decesos se producen en su gran mayoría en las ciudades más cercanas adonde las personas van a atenderse a centros de complejidad, por lo cual, no hay historiales clínicos que puedan afirmar los datos de inocuidad de la existencia y operatoria del encapsulamiento.
Asi las cosas, con más dudas que certezas, y siendo que CNEA no está respondiendo a requisitorias periodísticas desde el momento en que colapsó el reactor en Japón. ¿Podemos estar tranquilos esperando la inauguración de una central nuclear que ha sido negada a una auditoría externa?
Para los apologetas del átomo, Japón era un ejemplo esgrimido por su seriedad, tecnología y responsabilidad. Pero una vez sucedida la catástrofe, surgieron a la luz noticias de corrupción en la empresa nipona de energía nuclear, controles no hechos, solicitudes internacionales de infomes no respondidos.
El mundo nuclear se sostiene en ocultamientos, minimizaciones y contradicciones. Lo que asusta, indudablemente, es que en sus manos hay elementos que pueden poner a un país al borde del colapso.
El planeta está retrocediendo, cancelando la extensión de vida útil de sus centrales y paralizando las construcciones de nuevas plantas. Europa detuvo muchos programas. EEUU revisa sus usinas. Chile se levanta contra la posibilidad de nuclearizarse.
El gobierno argentino, en cambio, guarda silencio. Un absoluto silencio. Negándose como desde que la Junta Militar creó el Plan Nuclear Argentino, a abrir debate público sobre la pertinencia de este tipo de energía, a los habitantes que la rechazamos.

 

Lic. Silvana Buján
silvanabujan@yahoo.com.ar
www.programa-ecos.com.ar
(0223) 479-2474 – (0223) 155019937
BIOS Argentina
Miembro de RENACE
Miembro de GAIA
Miembro de la Coalición Ciudadana Antiincineración

Leer Más